Rincones secretos de Sevilla

9 mayo, 2019

: sevilla

Si ya has estado en Sevilla, seguro que has visitado imprescindibles como la Giralda, la Torre del Oro, la Plaza de España o los Reales Alcázares. La guía que os traemos hoy es para repetidores, para aquellos que no se cansan de visitar esta preciosa urbe una y otra vez en busca de nuevos rincones secretos.

Y recuerda, para disfrutar de la capital hispalense como se merece, nada mejor que olvidarse de hoteles y alojarse en un apartamento de lujo de larga estancia.

Plaza de Santa Marta

Esta plaza, cuyo nombre proviene del hospital de Santa Marta, ya desaparecido, quizás debería denominarse mejor ‘plazoleta’, debido a las reducidas dimensiones del recinto. Se accede a ella por la plaza de la Virgen de los Reyes, una de las más céntricas y bulliciosas de Sevilla, a los pies de la Giralda. En contraste, esta plaza es un remanso de paz, tranquila y misteriosa, con un intenso olor a azahar flotando en el aire cuando los naranjos que la adornan están en flor.

Plaza Escuelas de Cristo

Se trata de una pequeña plaza, tranquila y con mucho encanto, escondida entre las calles del barrio de Santa Cruz, uno de los más pintorescos de Sevilla, por donde tienen acceso el templo la Iglesia de Santa Cruz (acceso trasero), la Casa de la Hermandad de Santa Cruz y la Escuela de Cristo, una institución religiosa para seglares dedicada única y exclusivamente a la oración y que nace con el deseo de ser alternativa o complementariedad a la religiosidad popular de las cofradías. Perfecta para desconectar del bullicio sevillano.

Glorieta de Béquer

Esta glorieta se ubica en un tranquilo rincón del Parque de María Luisa, por el que apenas transitan viandantes, perfecto para sentarse a reflexionar mientras se contempla este monumento homenaje al poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer, oriundo de Sevilla. Está compuesto por un busto de Bécquer y tres estatuas de tres mujeres que representan los tres estados del amor: el amor ilusionado, el amor poseído y el amor perdido.

Isleta de los Patos

La isleta de los Patos o isleta de los Pájaros es como se conoce a dos islas ubicadas en un estanque delimitado por piedras rústicas del Parque María Luisa, en cuyo entorno conviven cisnes, pavos reales, patos y otras aves. Una de las islas es accesible por medio de un puentecillo y la otra es exclusiva para las aves, donde descansan y hacen las aves. Además de la vegetación hay varios bancos de hierro forjado en los que sentarse a desconectar un rato observando el espectáculo.

Callejón del Agua

Esta pequeña calle se encuentra en el popular barrio de Santa Cruz. Conocida antiguamente como «Muro del agua», se trata de un adarve, es decir, una calle que circula pegada a la muralla de la ciudad. Este tramo de la muralla llevaba en su interior dos tubos que conducían el agua de los Caños de Carmona hasta los jardines de los Reales Alcázares; y de aquí tomó el nombre la calle. Cuenta con unos 140 metros de longitud, comienza en la Plaza de Alfaro y desemboca en la calle Vida.

El Hospital de los Venerables Sacerdotes

Desconocido para la gran mayoría e ignorado por los principales tours turísticos, este edificio ubicado en el barrio de Santa Cruz es una pequeña joya barroca del siglo XVII. En su interior podrás pasear por un auténtico patio sevillano con una fuente central y gradas circulares decoradas con azulejos. Su restauración finalizó en 1991 y alberga actualmente el Centro de Investigación Velázquez.

Columnas de Calle Mármoles

Al pasear por la céntrica calle Mármoles, hay tres columnas que captan nuestra atención. Pertenecientes posiblemente al pórtico del templo de la ’civis’ de Sevilla, están en su cota original, es decir, a unos cinco metros de profundidad con respecto al nivel actual de la calle; y otros tres por arriba, lo que le dan una altura total de unos ocho metros asentadas en basas áticas salvo una de ellas, que lo hace sobre basa jónica.

La Torre de los Perdigones

Esta edificación, situada en el barrio de San Gil, junto a uno de los accesos construidos para la EXPO de Sevilla, formaba parte de la antigua fábrica de San Francisco de Paula, conocida popularmente como la ‘fábrica de perdigones’. Su última restauración, acometida en 2005, la ha convertido en una de esas pequeñas joyas que conviven con los grandes monumentos de la ciudad. Sus casi 50 metros de altura permiten contemplar unas vistas únicas.

Parque del Alamillo

Especialemente interesante si se viaja con niños. El Parque del Alamillo ocupa 120 hectáreas de la zona norte de la Isla de la Cartuja, que fue recuperada para la ciudad con motivo de la celebración de la Expo 92. Es uno de los mejores ejemplos de bosque de clima mediterráneo. Además, es una opción estupenda para pasar el día al aire libre en Sevilla capital.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.